Javier de Sebastian: “Desde los años 50 las nuevas variedades han incrementado su rendimiento a ritmo de un 1% anual”

Javier de Sebastián, Jefe de producto de Limagrain Ibérica y miembro del Comité de cereal de Anove, pudo explicarnos durante las jornadas Genvce 2017 los resultados del experimento realizado sobre la evolución de las variedades de trigo blando y su aportación a la agricultura moderna; los resultados son esclarecedores. 

El punto de partida de éste era el análisis de las variedades utilizadas desde los años 50 en España hasta la actualidad. El objeto: demostrar lo que las nuevas variedades han aportado a la agricultura en términos de calidad y rendimiento.

Las conclusiones son claras en términos porcentuales: estas variedades a lo largo de los años han ido creciendo su rendimiento en un 1% de media, adaptándose eficientemente a las condiciones climatológicas de su tiempo.

Si quieres conocer el experimento con más detalle pincha en el siguiente enlace donde lo explicamos ampliamente.

Estas pruebas, demuestran con la experiencia el valor de la semilla certificada a lo largo del tiempo, ya que es la única que sigue garantizando rendimiento, calidad, una mejor adaptación a las condiciones climatológicas y un mejor uso de los distintos insumos.

¡Gracias!

Carlos Álvarez, Director General de Limagrain Ibérica: “Seguridad alimentaria y respeto al medio ambiente están ligados a ciencia y tecnología”

Carlos Álvarez es Director General de Limagrain Ibérica y pudo atendernos durante las jornadas Genvce celebradas en Navarra el pasado mes de mayo.

Entrando en materia, lo primero que Álvarez quiso destacar fue la calidad en la producción que llega al agricultor cuando escoge una semilla certificada; siendo la mejora genética, muy avanzada en los últimos años, la causante de este adelanto significativo.

Además de la garantía ya mencionada para el agricultor en lo que a producción y calidad se refiere, el Director General de Limagrain Ibérica puso en valor lo que supone la semilla certificada como vía de retorno para las empresas obtentoras por su labor de investigación y creación de nuevas variedades, además de para las administraciones que también ejercen su tarea de control. De esta manera, se cierra el círculo para que en un futuro siga llegando la tecnología al agricultor que asegure el suministro de alimento para una población creciente.

Otro factor importante que Carlos Álvarez quiso destacar es la trazabilidad que asegura la utilización de semilla certificada: “En esta tendencia muy razonable que se sigue actualmente, ‘de la granja a la mesa’,  de conocer el origen de lo que comemos, el primer eslabón debe ser la semilla”.

Para acabar, quiso hacer un alegato a favor de la tecnología como gran adalid de la seguridad alimentaria y del respeto al medioambiente.

Aquí tenéis la entrevista completa: