“Solo podremos atender la demanda futura de trigo desde la investigación y la cooperación global”

El trigo es sin duda el cultivo más importante para los seres humanos, al constituir una de las principales fuentes de hidratos de carbono y proteínas para las personas, además de ser el alimento más comercializado en el mundo.

Así lo ha señalado Alisa-Naomi Sieber, gestora de programas de la plataforma Wheat Initiative, durante la jornada sobre Innovación en Cereal. Como destacó durante su intervención, el trigo se cultiva en 120 países y supone el 11% de la producción agrícola mundial, así como el 16% de la superficie de cultivo.

Con todo, la producción de este cereal debe crecer un 60% de aquí a 2050 para atender la demanda, “algo que solo se puede conseguir desde la innovación y la cooperación global”.

La Wheat Initiative (Iniciativa Trigo) fue puesta en marcha por un acuerdo de los ministros de Agricultura del G20 para coordinar la investigación global sobre trigo. Su sede central está en Berlín.

Se creó en 2011 y supone un marco de trabajo en el que se establecen prioridades para la investigación global sobre trigo, abarcando países desarrollados tanto como en vías de desarrollo.

La Wheat Initiative promueve la comunicación entre los investigadores, las fuentes de financiación y los legisladores, y aspira a una investigación eficiente y a largo plazo.

Esta actividad “debe llevar a obtener mejores variedades de trigo y a extender por todo el mundo el conocimiento de mejores prácticas agronómicas”. El objetivo es “mejorar los rendimientos de este cereal en todo tipo de suelo y clima”, según Sieber.

 

“Por cada euro invertido en mejora genética de cereales, el sector productor recibe un beneficio de 7 euros”

Cada euro invertido por las compañías obtentoras en la mejora genética de los cereales repercute en un beneficio de siete euros para el sector productor. Así lo señaló el vicepresidente de la Sección Cereales y Proteaginosas de ANOVE, Valentín López, durante la jornada sobre Innovación en Cereal.

Durante su ponencia ‘Retos en la investigación de cereales en España’, López apuntó que en España “más del 50% de la evolución de los rendimientos es debida a la mejora genética de las nuevas variedades de cereales”, muy por encima de factores como la fertilización, la densidad de siembra, el ajuste fenológico, el control de malas hierbas o la mecanización.

Esta labor investigadora se ha revelado como esencial para adaptar la actividad agrícola al cambio climático, con un aumento generalizado de las temperaturas y una gran inestabilidad en las precipitaciones.

En ese sentido, está permitiendo obtener plantas más eficientes en el uso del agua y adaptar los ciclos a las nuevas condiciones ambientales y climáticas, “manteniendo parámetros de resistencia a frío invernal y  fotosensibilidad en la fase vegetativa”.

Las nuevas variedades también ofrecen un mejor comportamiento ante la reducción de los fertilizantes, de modo que se avanza en la búsqueda de plantas que se adapten a estados carenciales o de déficit de nutrientes esenciales (NPK) y oligoelementos. “Hoy tenemos variedades ‘fertiless’, que en situaciones de carencia de nitrógeno mantienen la producción y el nivel de proteína en grano en un rango de tolerancia -10% N disponible”, recalcó el responsable de ANOVE.

En cuanto a la resistencia a enfermedades, se han incorporado nuevos genes de resistencia a plagas y patógenos (rax, mayetiola…), si bien “necesitamos combinar estas resistencias con agentes químicos”. De este modo, “tenemos que integrar en la semilla ambas fuentes, por lo que debemos crear un marco regulatorio estable basado en la eficiencia y el respeto al medio ambiente”, recalcó.

Por todo ello, definió el “gran reto” al que se enfrenta el sector, que es el de “contar con un modelo de financiación de I+D que garantice la sostenibilidad de los programas de mejora, con un acuerdo estable  a largo plazo”. Por eso resulta “fundamental” que todos los eslabones de la cadena de valor (obtentores, semillistas, agricultores, transformadores industriales, proveedores de  suministros y administraciones) entiendan que es “estratégico” potenciar los programas de mejora en cereales.

“Todo el sector del cereal tiene que innovar para seguir siendo rentable y sostenible”

Todo el sector del cereal debe implicarse a fondo en la innovación para seguir siendo rentable, sostenible, y producir alimentos de calidad a una población creciente. Esta es una de las conclusiones de la jornada Innovación en Cereal que han organizado ASAJA, UPA, Cooperativas Agro-alimentarias de España y ANOVE-GESLIVE en el Ministerio de Agricultura.

Estas instituciones han puesto en valor el convenio firmado recientemente sobre reempleo de granos para siembra, que, según han destacado, aportará “transparencia y mayor calidad y rendimiento de los granos al sector de cereales”.

La jornada, inaugurada por el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, ha contado con diversos ponentes que han explicado los retos que tiene el sector cerealista a nivel internacional, europeo y español, que tiene el principal reto de seguir produciendo este alimento básico para una población mundial en continuo crecimiento.

Durante la jornada se presentó la iniciativa que ya existe en Reino Unido, similar al convenio firmado por estas organizaciones en el mes de julio, en la que apuestan por la unidad de todos los actores implicados para conseguir un sector fuerte y preparado para superar los nuevos retos que se nos plantean cada día.

Los expertos del Copa-Cogeca, Pedro Gallardo, vicepresidente de Cereales, y Thor Gunnar, presidente de Semillas, destacaron que las técnicas de mejora genética son fundamentales y son la herramienta por la que debe apostar la UE para dar soluciones a los efectos del cambio climático. El ciudadano europeo debe ser consciente que la innovación hace que tenga alimentos en su nevera todo el año.

La jornada finalizó con una mesa redonda moderada por Silvia Capdevila, Subdirectora General de Cultivos Herbáceos e Industriales y Aceite de Oliva, en la que participaron Juan Sánchez Brunete de ASAJA, Juan Ignacio Senovilla de UPA, Agustín Herrero de Cooperativas Agro-alimentarias de España y Antonio Villaroel de ANOVE. Todos remarcaron la importancia del convenio que no obliga a nada más de lo que ya recoge la normativa.

Agustín Herrero destacó que el sector del cereal tiene retos importantes, y para alcanzarlos las claves son la investigación y la innovación. Asimismo, señaló que un mayor uso de semilla certificada va a mejorar la rentabilidad de las explotaciones.

Sánchez Brunete afirmó que hay que explicar bien el convenio para que los agricultores entiendan que es beneficioso para avanzar en innovación.

Nacho Senovilla afirmó que una buena semilla es fundamental para obtener buena cosecha, y que  el reto de los agricultores es que tenemos que producir más y más barato para asegurar la rentabilidad de las explotaciones.

Por su parte, Antonio Villarroel remarcó que este acuerdo es un modelo sostenible de colaboración entre agricultores, cooperativas y obtentores para avanzar en la innovación. Puntualizando que la mejora genética no es nada más que la esencia de la agricultura.

 

Acondicionar el grano, una opción que también sale rentable

La normativa comunitaria y española dedica especial atención a  la denominada ‘exención agrícola’, que permite a los agricultores el reempleo de grano de variedades protegidas para la siembra en la propia explotación.

Esta exención es del todo lícita siempre que se efectúe a título individual, y siempre que proceda de un origen legal: de una anterior compra de semilla certificada por el propio agricultor.

El Convenio Marco sobre Reempleo de Grano para Siembra suscrito en junio de 2017 fija un baremo unificado de remuneración por esta reutilización de grano.

De esta manera, se simplifica el pago de estas retribuciones por parte del agricultor, que son de 12 euros por tonelada de grano acondicionado cuando el agricultor use los servicios de un acondicionador.

Al mismo tiempo, se establecen diferentes cantidades en función de los rendimientos medios de la comarca, cuando el agricultor recurra a una organización agraria u otra entidad gestora de la PAC que haya suscrito un convenio de colaboración con Geslive.

Una excepción a este régimen está en la figura del pequeño agricultor, que está exento de la contribución económica por reempleo.

Para delimitar qué agricultor puede ser considerado ‘pequeño agricultor’ el convenio fija una superficie máxima de tierra arable, determinada en función de los rendimientos medios comarcales en que se ubique la explotación.

De este modo, se establecen cuatro tipos de explotaciones o zonas:

Zona A
Secano de rendimientos medios comarcales menores o igual a 2.200 kilos por hectárea: 60 hectáreas de tierra arable declaradas en la PAC.

Zona B
Secano de rendimientos medios comarcales entre 2.200 y 3.200 kilos por hectárea: 40 hectáreas de tierra arable declaradas en la PAC.

Zona C
Secano de rendimientos medios comarcales de 3.200 kilos o más por hectárea: 20 hectáreas de tierra arable declaradas en la PAC.

Zona D
Regadío: 10 hectáreas de tierra arable declaradas en la PAC.

En el caso de que la explotación de un agricultor se halle situada en comarcas con diferentes rendimientos medios, se aplica un índice de ponderación, que es de valor 1 en la superficie A, de 1,5 en la superficie B, de 3 en la superficie C y de 6 en la superficie D.

El Convenio Marco establece que corresponderá al agricultor la obligación de demostrar, bien mediante la solicitud de la PAC o de cualquier otro documento que así lo acredite, el cumplimiento de los requisitos establecidos para su consideración como ‘pequeño agricultor’ a estos efectos.

Tarifa única del canon para grano acondicionado para propia siembra: solo 1,2 céntimos el kilo

El conjunto del sector agrario trabaja al unísono y en el mismo sentido para que cada uno de los eslabones de la cadena obtenga la rentabilidad más justa. Para ello se tratan de mejorar las variedades vegetales una campaña tras otra. Y este mismo propósito es el que pretende el convenio de acondicionamiento de granos para la siembra firmado hace cuatro meses por Anove-Geslive, UPA, Asaja y Cooperativas Agro-alimentarias de España.

El obtentor de variedades y el agricultor comparten esfuerzos, y también deben recibir su recompensa cada uno de ellos.

En este sentido, y con el propósito de simplificar y facilitar el cumplimiento de la legalidad, se han fijado baremos unificados de remuneración por el uso de la exención agrícola que debe abonar el agricultor que reemplee grano para siembra de las variedades protegidas de las especies de cereales, leguminosas y proteaginosas.

La gestión a través del acondicionador supone 1,2 euros por quintal (12 euros por tonelada) de grano acondicionado para la siembra de cualquiera de estas variedades vegetales protegidas.

El productor que gestione el acondicionamiento de manera directa o mediante una organización agraria u otra entidad colaboradora con Geslive dispondrá de una modulación según los rendimientos medios de la comarca  según el Plan de Regionalización Productiva del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama). En este caso se establece la forma de pago en función de la superficie entre 1 y 3 euros por hectárea.

El agricultor tiene ahora un sistema mucho más fácil y económico de hacer la declaración, como se recoge en el convenio de acondicionamiento de granos para la siembra, donde también se especifica la tarifa unificada.

Para declarar el grano acondicionado, se puede hacer o bien en un acondicionador adherido o al hacer la PAC

El canon que el agricultor abona por el acondicionamiento de su grano para la siembra propia es determinante en la investigación varietal. La contribución que el productor  está obligado a hacer efectiva beneficia a todo el sector, incluido a él.

Es muy importante que la declaración y, por lo tanto, también el pago se realicen en el mismo momento de hacer el acondicionamiento de la semilla. El convenio para el acondicionamiento de granos para la siembra suscrito el pasado mes de julio por Geslive (sociedad filial de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales, Anove), las organizaciones agrarias Asaja y UPA y Cooperativas Agro-alimentarias de España hace posible que este trámite sea más sencillo en un operador adherido.

Con parte de los ingresos se crea un Fondo de Investigación Local Cogestionado para desarrollar programas específicos de innovación varietal adaptada a las necesidades locales. También se impulsan diferentes acciones promocionales en favor de la utilización de semilla certificada.

Es factible realizar la gestión del pago directamente en un acondicionador adherido, o bien a través de una organización agraria o entidad con un contrato de colaboración con Geslive. Si el agricultor no ha limpiado su grano con un operador adherido (acondicionador que ha establecido un contrato con la sociedad filial de Anove), la mejor opción es declararlo al hacer la PAC. El nuevo convenio marco le simplifica mucho al productor cómo hacer esa declaración.

Villafranca: “El convenio con Geslive de acondicionamiento de grano es un paso adelante para mantener la competitividad de nuestras explotaciones”

Ángel Villafranca preside Cooperativas Agro-alimentarias, cuyas 3.762 entidades asociadas facturan 28.204 millones de euros. Recalca el papel trascendente que desempeña la investigación en el desarrollo de nuevas variedades, que se adaptan mejor al terreno y son más productivas y rentables

Ángel Villafranca es agricultor, con una explotación familiar en su pueblo natal de La Puebla de Almoradiel (Toledo). Es presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España desde 2014, la organización que representa y defiende los intereses económicos y sociales del movimiento cooperativo agrario español, con  3.762 cooperativas integradas en federaciones y uniones de todas las comunidades autónomas. Suponen una facturación total anual de 28.204 millones de euros, 1.182.346 socios y 97.297 empleados, según los datos del Oscae 2015. Es además presidente de la cooperativa de segundo grado Baco, integrada en Dcoop, con más de 9.000 socios y más de 40.000 hectáreas en toda Castilla-La Mancha. También es vicepresidente de Dcoop, la mayor cooperativa multisectorial española, que integra a 150 cooperativas de base, cerca de 75.000 socios de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y País Vasco, con una facturación que supera los 1.000 millones de euros.

-¿El agricultor está más respaldado si forma parte de una cooperativa?

-Por supuesto. Formar parte de una cooperativa permite al agricultor y ganadero contar con el asesoramiento técnico de profesionales, además de otros muchos servicios que facilitan su trabajo y permiten que sus explotaciones sean eficientes, porque la cooperativa es la empresa de sus socios y su objetivo es mejorar su renta y dar respuesta a sus necesidades.

-El nuevo convenio de acondicionamiento de grano suscrito con Geslive ¿Qué ventajas les supone?

-Lo más importante del convenio es que el 10 de julio dos organizaciones agrarias, Asaja y Upa, junto a Cooperativas Agro-alimentarias firmamos el convenio para normalizar el uso de semilla y de grano para siembra.

El convenio presenta para el campo español una ventaja que en no mucho tiempo se cuantificará, como es mejorar la calidad de la semilla utilizada. Permitirá incrementar la investigación de nuevas variedades que responderán a las necesidades específicas de las regiones españolas, y contribuirá a mejorar la sostenibilidad de los cultivos y, lo más importante, es un paso adelante para mantener la competitividad de nuestras explotaciones, ya que se reducen los costes de la explotación al poder utilizar menor dosis de siembra. En definitiva, el convenio supone una gran ventaja a las explotaciones cerealistas.

Estamos convencidos que con la firma de este convenio conseguiremos mejores rendimientos, mejora que incrementará la productividad de nuestras explotaciones, al comenzar el ciclo productivo con una garantía de buena germinación e implantación del cultivo.

Mejorar la oferta española y mejorar la rentabilidad de la misma, está en los objetivos que, Cooperativas Agro-alimentarias siempre ha tenido a la hora de plantearse la firma y el reconocimiento del derecho que los mejoradores se merecen, para que puedan seguir ofreciendo variedades que mejoren nuestra producción.

-Ustedes aglutinan todo el proceso, desde la producción de la materia prima hasta algunos elaboradores. ¿Qué trascendencia le dan a la trazabilidad? ¿Qué hacen para que se respete?

-Vivimos un momento en el que es necesaria toda la información disponible sobre el origen de un alimento, esa necesidad supone implicaciones muy importantes en términos de calidad, seguridad y prevención. Con este convenio, la producción de cereales en España también ha dado un paso importante en este sentido ofreciendo a la cadena agroalimentaria una mayor garantía de trazabilidad.

-El empleo de variedades adaptadas favorece el rendimiento. ¿El agricultor es plenamente consciente de esto?

-Por su puesto, salvando los accidentes climatológicos, el continuo crecimiento del rendimiento en España y en el mundo, se debe en gran parte al uso de mejores semillas, de nuevas variedades, que además nos ofrecen aquello que demanda la industria transformadora, dando origen a una mejor relación comercial que beneficia a toda la cadena. No olvidemos que el manejo y los servicios técnicos, que damos las cooperativas, también ayudan a mejorar el manejo de los cultivos.

-¿Hasta dónde repercute la investigación en variedades en beneficio del productor?

-Sin investigación y nuevas variedades, el sector agrícola estaría en la prehistoria, el progreso es una maquinaria que engrasamos todos, los agricultores, con el reconocimiento a los obtentores remunerándoles por su esfuerzo en presentar nuevas variedades, y los obtentores porque con los beneficios obtenidos continúan con su actividad de mejora en España. El beneficio está en esta relación, al estimular la investigación y el incremento de recursos destinados a la mejora en España, que mejorará la productividad de las explotaciones y, en definitiva, provocará un aumento de la competitividad de nuestros productos y de la renta de los agricultores

-¿La semilla certificada es presente o futuro a medio plazo?

-Hay que ser optimistas, con la firma del convenio la agricultura cerealista se abre a recibir y aprovechar mejor los logros de la mejora, la semilla certificada es una herramienta más que  mejorará los rendimientos de nuestras producciones.

El acondicionamiento de granos y el uso de semilla certificada  es una manera de colaborar en la obtención de nuevos recursos para el fomento de programas de investigación diseñados para el sector cerealista en España.

-El peso de las cooperativas en Castilla y León a las que usted representa en Cooperativas Agro-alimentarias es grande. ¿Puede hacernos un resumen en números de cuántos agente son y qué actividad económica desarrollan?

-Urcacyl, nuestra federación regional, representa a casi 200 cooperativas agroalimentarias de la región, que agrupan a más de 40.000 agricultores y ganaderos, que facturan más de 1.500 millones de euros al año y que generan aproximadamente 3.000 puestos de trabajo.

-¿Dispone el agricultor castellanoleonés de suficiente información sobre estos espectos que estamos comentando? ¿Qué más es posible hacer para darle difusión?

-Supongo que sí, tanto organizaciones agrarias como cooperativas nos estamos volcando en explicarlo. Las cooperativas ya lo saben, llevan 6 años dentro del convenio y la mejora varietal se puede percibir ya.

Altos niveles de satisfacción de los asistentes a las III Jornadas para Multiplicadores organizadas por Anove y Geslive

Tras la celebración de las Jornadas el pasado 7 de abril en Madrid, en las que se trataron temas como la trazabilidad, la pureza varietal, el beneficio para la producción que supone el uso de semilla certificada y el incremento de su utilización; y se presentó la campaña de comunicación de Semilla certificada, Anove ha realizado una encuesta de satisfacción entre los multiplicadores asistentes. Del estudio se deduce la positiva acogida de las Jornadas y se plantean interesantes propuestas para futuras convocatorias.

De los datos de la encuesta se extraen conclusiones como un nivel de satisfacción muy bueno (70%) sobre el formato de la jornada o una valoración igualmente muy buena (70%) del informe sobre la certificación.  A la campaña de comunicación para este ejercicio los multiplicadores le han otorgado una valoración también de muy buena (67%).

En la encuesta también se les pedía sugerencias para jornadas futuras. Entre éstas, podemos destacar promover el uso  de la identidad visual de la Semilla certificada o las acciones para hacer llegar mejor el mensaje como una mayor presencia de la campaña en puntos de venta, jornadas de campo y charlas para agricultores, o una más alta implicación de todos en la difusión de la campaña. También destacaron el interés en mantener un encuentro donde puedan conocerse mejor y compartir opiniones e inquietudes.

Seguimos convencidos en nuestra idea de que los multiplicadores son los mejores embajadores y prescriptores de la marca de la Semilla certificada y, como tales, nos tomamos muy en serio sus opiniones y sugerencias.

Captura de pantalla

III Jornada para multiplicadores organizada por Geslive y Anove: un éxito de la Semilla Certificada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pasado 7 de abril tuvieron lugar en el Hotel Rafael Atocha de Madrid, las III Jornadas para Multiplicadores organizadas por Anove y Geslive. Con una asistencia masiva por parte del sector, se habló sobre la producción  de semilla certificada y las ventajas que conlleva tales como  la trazabilidad,  la pureza varietal y la mayor productividad, y sobre la evolución de la utilización de ésta por cultivos y Comunidades Autónomas. La exposición de los datos corrió a cargo de Javier Álvarez y Luis Fuentes, técnicos de Geslive. Los dos mostraron estadísticas relativas al cultivo de cebada, avena, trigo blando, trigo duro, guisante, triticale y centeno, presentando los datos de volúmenes producidos de semilla certificada de cada una de estas especies a nivel nacional, así como sus porcentajes de uso. Su presentación también incluyó los datos a nivel de comunidades autónomas de Andalucía, Aragón, Cataluña, Castilla La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Madrid, Navarra, País Vasco y La Rioja.

Posteriormente, se abrió una mesa redonda con la presencia de Emmanuel Peille, Presidente de la Sección de cereal de Anove, Javier de Sebastián, Coordinador del Comité de Propiedad Intelectual de la Sección de Cereal y Valentín López, miembro de este Comité, en la que se intercambiaron opiniones con los asistentes y se valoraron nuevas propuestas. En este vídeo, Javier de Sebastián, nos cuenta sus impresiones sobre las jornadas:

Para acabar, se presentó la campaña de comunicación para el fomento de semilla certificada. La exposición la realizaron conjuntamente Elena Saenz, Directora de Anove, y Alfredo de Juan, de la agencia Básico, responsable de la misma, y en la que se repasaron las distintas acciones realizadas durante el 2015 y las planificadas para el 2016. Éstas abarcan tanto el ámbito off line y el marketing directo, como la presencia en redes sociales e Internet.

Acabamos con el making of  del día dedicado a los multiplicadores, los mejores embajadores para seguir fomentando el uso de la semilla certificada.

¡Gracias!