El coste de emplear semilla certificada apenas supone cuatro euros más por hectárea

El agricultor que siembre semilla certificada apenas pagará cuatro euros más por hectárea que si se inclina por acondicionar su propio grano.

La clave de que exista esa mínima diferencia reside en la dosis de siembra necesaria, que se sitúa en 200 kilos por hectárea en el caso de la semilla certificada, frente a los 240 kilos del grano acondicionado.

Teniendo en cuenta ese dato, se puede considerar que el agricultor deberá pagar 70 euros por hectárea por la semilla certificada, frente a los 55 euros del grano acondicionado.

En este segundo caso, a esa cantidad se le deben añadir siete euros por hectárea en calidad de selección del grano, más otros dos euros por el tratamiento fungicida.

Un último gasto para el grano acondicionado sería de dos euros por hectárea para el almacenamiento y transporte, con lo que la cantidad total de gasto es de 66 euros por hectárea, solo cuatro por debajo de lo que supone la semilla certificada.

 

Ocho cosas que no puedes olvidar de la semilla certificada

  1. ¿Qué es? Es la que se obtiene después de un proceso legalizado de producción y multiplicación de semilla y está sujeto a un doble control, el de la empresa productora y el del organismo autonómico competente en cada comunidad autónoma. Este doble control garantiza la mayor calidad de este insumo tan relevante. La Administración certifica que la semilla cumple con los requisitos de calidad que recoge la normativa, quedando identificada esta semilla con la presencia de una etiqueta oficial. Por este motivo se denomina semilla ‘certificada’.
  2. Garantiza una mayor producción. Emplear semilla certificada permite obtener mayores rendimientos por hectárea, al mismo tiempo que un mayor peso específico.
  3. Exige una menor dosis de siembra. La alta calidad de esta semilla garantiza la germinación; las semillas están seleccionadas y tratadas para garantizar una buena implantación del cultivo.
  4. Reduce la presencia de malas hierbas. Al adquirir semilla certificada se evita la presencia de otras especies vegetales. La consiguiente reducción de malas hierbas se traduce en unos mayores rendimientos por hectárea y una reducción del coste en tratamientos para el control de malas hierbas.
  5. Mayor resistencia a plagas y enfermedades. La semilla certificada lleva incorporada las materias activas fitosanitarias más eficaces y eficientes, en las dosis adecuadas, fruto de un intenso proceso de investigación e innovación. Sus cualidades permiten que la futura planta resista mejor la presencia de plagas y enfermedades, lo que beneficia la cantidad y calidad de nuestra cosecha.
  6. Trazabilidad y pureza varietal aseguradas. La semilla certificada permite responder mejor a las demandas de una industria cada día más exigente.
  7. Posibilita la inversión en investigación. Al adquirir semilla certificada estamos contribuyendo a financiar la investigación de nuevas variedades. También cuando satisfacemos el pago de la contribución por reempleo de grano propio para siembra.
  8. Mejora el medio ambiente. Emplear semilla certificada mejora el medio ambiente ya que los cultivos requerirán menos tratamientos frente a problemas sanitarios. También gracias a poder disponer de variedades adaptadas a cada zona como consecuencia de apoyar la mejora e innovación varietal.

El pequeño agricultor está exento de pagar la contribución económica por reempleo de grano

El agricultor que siembre cereal, leguminosa o proteaginosa y opte por reemplear grano propio puede estar exento de pagar la ‘contribución por reempleo’ que esta práctica implica con carácter general.

El Convenio Marco de Colaboración sobre reempleo de granos para siembra suscrito por GESLIVE, Asaja, UPA y Cooperativas Agroalimentarias de España establece el nivel de remuneración a satisfacer por el reempleo de granos para siembra, así como las la información necesaria para que el agricultor pueda acogerse a la excepción del pequeño agricultor.

Para delimitar qué agricultor puede ser considerado como “pequeño agricultor” a los efectos de este Convenio Marco, y por ello exento del pago de la remuneración aplicable por reempleo de grano, el Convenio fija una superficie máxima (hectáreas) de tierra arable, determinada en función de los rendimientos medios comarcales en que se ubique la explotación, que no se debe exceder.

De este modo, se establecen cuatro tipos de explotaciones o zonas:

Zona A
Secano de rendimientos medios comarcales menores o igual a 2.200 kilos por hectárea: 60 hectáreas de tierra arable declaradas en la PAC.

Zona B
Secano de rendimientos medios comarcales entre 2.200 y 3.200 kilos por hectárea: 40 hectáreas de tierra arable declaradas en la PAC.

Zona C
Secano de rendimientos medios comarcales de 3.200 kilos o más por hectárea: 20 hectáreas de tierra arable declaradas en la PAC.

Zona D
Regadío: 10 hectáreas de tierra arable declaradas en la PAC.

En el caso de que la explotación de un agricultor se halle situada en comarcas con diferentes rendimientos medios, se aplica un índice de ponderación, que es de valor 1 en la superficie A, de 1,5 en la superficie B, de 3 en la superficie C y de 6 en la superficie D.

El Convenio Marco establece que corresponderá al agricultor la obligación de demostrar, bien mediante la solicitud de la PAC o de cualquier otro documento que así lo acredite, el cumplimiento de los requisitos establecidos para su consideración como ‘pequeño agricultor’ a estos efectos.

 

“Cuando compro semilla siempre es R1, que me ofrece más garantía”

José Vidal Adalia, presidente de la cooperativa Campesinos de Valladolid, y su hijo se afanan ahora en la sementera. Trabajan 200 hectáreas en el entorno de Villán de Tordesillas (Valladolid), donde hoy han terminado de sembrar el trigo. Ahora les gustaría empezar con la cebada, pero no tienen claro si lloverá lo suficiente como para que nazca bien. Cayeron quince litros hace días y ya ha empezado a helar. De todas formas, no arriesgan con la calidad de la semilla.

“Siempre que compro semilla es R1, que es la que me ofrece garantía. Más garantía incluso que la R2, aunque también es certificada”, asegura Adalia. El agricultor ha comprobado en su larga experiencia en las tierras que la mejor semilla certificada le da mejor nascencia, y también mayor rentabilidad.

Lo habitual es que siembre R1, acondicione el grano para las dos campañas siguientes y al tercer año adquiera de nuevo la R1. “Podemos cosechar 6.000 kilos por hectárea en un año bueno”, justifica.

El acondicionamiento de grano -siembra hasta 25.000 kilos de cebada y otros tantos de trigo- lo hace en un centro adherido al convenio impulsado por Anove-Geslive con Asaja, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias. Al mismo tiempo hace la declaración para su uso propio. “Así no hay ningún problema”, indica Adalia.

El agricultor de Villán de Tordesillas destaca, además, la “importante labor” que juegan las entidades financieras y cooperativas en beneficio del sector vinculado al convenio de acondicionamiento de granos para la siembra.

IV Jornada de Multiplicadores organizada por ANOVE; el incremento de utilización de Semilla certificada en España.

El pasado día 6 de abril tuvo lugar en el Hotel Rafael de Atocha la IV Jornada de Multiplicadores organizada por ANOVE.  Con el título “La selección de semillas en el Siglo XXI”, se incrementaron los índices de asistencia con respecto al año pasado, demostrando este dato el interés que despiertan las jornadas en el sector.

Antonio Villarroel, Secretario general de ANOVE, junto a Javier de Sebastian, miembro de la sección de cereales de ANOVE, comenzaron dando la bienvenida a los presentes.

C8t5L6qXoAAGX6v
Antonio Villarroel y Javier de Sebastian se encargaron de dar la bienvenida a los asistentes a la IV jornada de Multiplicadores

La primera ponencia corrió a cargo de Javier Alvarez y Luis Fuentes, técnicos de ANOVE, que en su presentación “Informe del mercado de semillas” y de forma concreta y didáctica, presentaron los datos de utilización de semilla certificada en España, entre los que cabe destacar un incremento del consumo de ésta durante este pasado año de un 11%, volviendo a los fantásticos índices de consumo de semilla certificada del año 2005. ¡Una estupenda noticia!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Posteriormente, los responsables de Cresertec presentaron Seedtool, una herramienta en forma de aplicación para agricultores que se enmarcó en su  presentación “Innovaciones TIC para la gestión de los procesos en la producción de semillas”.

C8uFzXXWAAAy6W5
Jesús Arana de Cresertec presentando Seedtool

La tercera presentación del día corrió a cargo de Basico comunicación, agencia encargada de la campaña de comunicación de Semilla certificada para este año, que mostró las acciones que contiene ésta: un nuevo spot en la que los protagonistas serán los miembros de la cadena de producción de la semilla, nuevos códigos gráficos para las distintas aplicaciones que se diseñen, o la estrategia para redes sociales y canales de la Semilla certificada. Las líneas estratégicas de la campaña giran en torno a seguir insistiendo con los valores de la semilla certificada: trazabilidad, calidad, rendimiento, ahorro y rentabilidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la cuarta intervención de la jornada,  Fernando Gonzalez Herrero, Investigador colaborador  ITAGRA, realizó su presentación  “Innovación en las tecnologías de selección y procesado de semillas”, donde pudo explicar las últimas innovaciones en maquinaria de selección y procesado de semillas.

C8uajeGXUAALkpt
Fernando Gonzalez Herrero durante su ponencia

Para finalizar, Elena Saenz, Directora de ANOVE, explicó a los presentes las normas de utilización de la marca de Semilla certificada para sus distintas aplicaciones, así como las continuas mejoras en la web de Geslive para la gestión de licencias vegetales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La jornada finalizó con el sorteo de un jamón para los asistentes.

Y por supuesto, también grabamos un vídeo- making of que podéis ver aquí:

¡Hasta la próxima!

 

 

Trazabilidad o la seguridad de conocer el origen de lo que comemos

En 1996, tras la crisis de la encefalopatía espongiforme bovina, a la que denominamos coloquialmente como la “enfermedad de las vacas locas”  y que afectó a la confianza del consumidor y como consecuencia, a toda la industria alimentaria, la Unión Europea llevó a cabo una importante reforma de su política y normativa. El resultado: la trazabilidad de los alimentos se convirtió en pilar fundamental de la cadena alimentaria. En lo que se refiere al mundo de las semillas, la trazabilidad también supuso una revolución: Los agricultores se vieron obligados a garantizar el origen de sus cultivos, siendo competencia de las comunidades autónomas el control administrativo y técnico del proceso.

trigo-517fec68433d6_648_335

La semilla certificada es la única que garantiza el origen, la sanidad vegetal y la ausencia de enfermedades, por tanto es condición sine qua non para obtener un producto final absolutamente garantizado y de calidad. Su tecnología ha conseguido simplificar operaciones al tiempo que ha maximizado las expectativas y los resultados de la producción. Para el agricultor, la elección de la semilla es un paso crucial a partir del cual comienza una actividad que debe contar con las garantías suficientes para desarrollar la matriz productiva.

¡Buena entrada de semana para todos!

El Multiplicador: el gran embajador de la semilla certificada

Lo hemos dicho muchas veces: el multiplicador es el gran valedor de la semilla certificada. Como su nombre indica, él multiplica la semilla que el obtentor le entrega y es el gran valedor y el prescriptor de ésta ante el agricultor.

En esta ocasión hemos podido hablar sobre estos asuntos con Enrique Arcéiz, Presidente de la Cooperativa San José de Sádaba, una referencia en el sector cerealista.

Arcéiz incide en los mensajes en los que insistimos en esta campaña: la rentabilidad, el rendimiento y la apuesta de la semilla certificada por el desarrollo de la economía rural. Además el Presidente de la Cooperativa San José incide en la trazabilidad que sólo la semilla certificada ofrece: “El agricultor debe entender que está produciendo un alimento y que la garantía y la seguridad son imprescindibles hoy en día”.

También nos dio sus impresiones sobre la jornada para agricultores celebrada en Sádaba para el fomento de la Semilla certificada, en las que la Cooperativa de San José participó activamente como coorganizadora de la misma.

El Multiplicador: el gran embajador de la semilla de la calidad y el rendimiento.

El royalty de la Semilla certificada: una inversión de futuro

Hoy queremos volver a hablar de rendimiento y de rentabilidad. Siempre es bueno incidir en estos mensajes cuando hablamos de semilla certificada, ya que a veces resulta difícil a pesar de las evidencias que estos mensajes calen. A pesar de ello, y como demuestran los cuadros que os mostramos, en periodos de diez años está probado el retorno en forma de beneficio de la utilización de una semilla garantizada a más de seis euros por cada euro invertido. 3

Además, suponiendo que el agricultor cambie de variedad cada cinco años, el rendimiento en Kilos por hectárea de su cosecha se va incrementando exponencialmente.

6

Las conclusión parece clara: El uso de semilla certificada es rentable, tanto económicamente como en rendimiento para la cosecha.

En esta charla, Fernando Plaza, otro miembro de la sección de cereal de ANOVE,  pone en valor el royalty como elemento de valor para el agricultor, el creciente papel de la administración, y la importancia de la divulgación de los valores de la semilla de la calidad.

La reducción del suelo para cultivo: una realidad y un desafío

Los datos son claros: según la ONU, si seguimos con el actual ritmo de crecimiento de la población mundial, en 2050 seremos 9.600 millones de personas viviendo en este planeta. Este nivel de densidad demográfica prácticamente reduciría a la mitad la superficie cultivable en una relación hectárea por persona:

2

3

Teniendo en cuenta estos datos, la solución para la agricultura del futuro pasa por aumentar los rendimientos del suelo con una semilla de mejor calidad y más rentable. La Semilla certificada es la única que puede garantizarlo. Otro factor importante de cara a valorar lo que aporta una semilla certificada de calidad se encuentra en la dependencia de las exportaciones. Como indica Gonzaga H. Zaballos, miembro de la sección  de cereal de Anove, debemos tender a ser menos dependientes de éstas para, así, tener más control sobre los precios del mercado.

Gonzaga también incide en lo que para él es el factor clave: “Todo pasa por obtener más rendimiento del suelo y el factor clave para ello es la genética”.

Por supuesto también hablamos con él de trazabilidad. Con unos requisitos cada vez más severos dirigidos a una mayor seguridad alimentaria , conocer el origen de lo que tenemos en nuestra explotación resulta un factor decisivo.

Por supuesto, pronto seguiremos con nuestras charlas sobre Semilla certificada. ¡Hasta la próxima!

La reducción del suelo para cultivo: una realidad y un desafío

Los datos son claros: según la ONU, si seguimos con el actual ritmo de crecimiento de la población mundial, en 2050 seremos 9.600 millones de personas viviendo en este planeta. Este nivel de densidad demográfica prácticamente reduciría a la mitad la superficie cultivable en una relación hectárea por persona:

2

3

Teniendo en cuenta estos datos, la solución para la agricultura del futuro pasa por aumentar los rendimientos del suelo con una semilla de mejor calidad y más rentable. La Semilla certificada es la única que puede garantizarlo. Otro factor importante de cara a valorar lo que aporta una semilla certificada de calidad se encuentra en la dependencia de las exportaciones. Como indica Gonzaga H. Zaballos, miembro de la sección  de cereal de Anove, debemos tender a ser menos dependientes de éstas para, así, tener más control sobre los precios del mercado.

Gonzaga también incide en lo que para él es el factor clave: “Todo pasa por obtener más rendimiento del suelo y el factor clave para ello es la genética”.

Por supuesto también hablamos con él de trazabilidad. Con unos requisitos cada vez más severos dirigidos a una mayor seguridad alimentaria , conocer el origen de lo que tenemos en nuestra explotación resulta un factor decisivo.

Por supuesto, pronto seguiremos con nuestras charlas sobre Semilla certificada. ¡Hasta la próxima!