La Administración y la industria semillista investigando para la semilla certificada y a favor del agricultor

Pablo Gómez Conejo, Subdirector de investigación y tecnología del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL), destaca la colaboración de los organismos públicos con la empresa privada con el objetivo de obtener nuevas variedades para el agricultor. Gómez explica cómo en el plazo de diez años (tiempo estimado que necesita una nueva variedad para salir al mercado) es fundamental la colaboración de las casas de semillas con la Administración para tener obtener un resultado final óptimo y listo para competir en un mercado cada vez más exigente: “El músculo de la Administración permite crear nuevas variedades de mayor calidad y perfectamente adaptadas a su territorio”.

El Subdirector de investigación y tecnología del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL) destaca la labor de estos entes públicos “diseñando ensayos y adaptando las variedades pensando siempre a largo plazo. El objetivo es que el productor pueda tener una posición cada vez más fuerte en un mercado que, campaña a campaña, resulta más competitivo”.

Como siempre, hablamos de trazabilidad: “La semilla certificada, una tecnología fundamental en los cultivos, es la única que garantiza la trazabilidad al agricultor, un imperativo fundamental y que la industria necesita”.

Por último, insistir en que en los campos de ensayo del ITACYL se prueban infinidad de variedades con el único objetivo de crear variedades competitivas, perfectamente adaptadas al territorio de Castilla y León, con mayor calidad y mejor rendimiento; siempre, pensando en que el agricultor pueda disponer de ellas y estar preparado para un mercado sumamente exigente.

Aquí la entrevista entera:

 

 

 

Emilio Betrán: “El proceso de certificación es uno de los procesos agroindustriales más controlados del mercado”.

Emilio Betrán es Director del Centro de Sanidad y Certificación vegetal del Gobierno de Aragón y hemos querido hablar con él para continuar nuestra serie de charlas con voces autorizadas que pongan en valor la semilla certificada.

Betrán considera “la utilización de semilla certificada como la mejor forma de introducir innovación y tecnología en una explotación agraria, ya que apostar por una semilla certificada va a posicionar y diferenciar nuestro producto en la industria de transformación que es el objetivo final del agricultor”.

Hablando de trazabilidad con el Director del Centro de Sanidad y Certificación vegetal del Gobierno de Aragón, él vuelve en insistir en que conocer el origen (la semilla) del producto y tener acotados los diferentes pasos de la producción va a convertir nuestro producto final en un elemento perfectamente diferenciado para sus comercialización.

Para el fomento del uso de semilla certificada, Betrán apuesta por la promoción y transmisión de las garantías que ofrecen las empresas y los órganos de certificación para la producción de ésta.

Para acabar, tocamos el tema de la certificación. Él, como responsable de la certificación de semillas del Gobierno de Aragón, nos da las pistas sobre el minucioso proceso que garantiza la certificación de una variedad de semilla:

“Primero hay un control por parte de las empresas que realizan sus pruebas en laboratorio y su inspecciones en campo. Posteriormente, en la Administración, hacemos controles a nivel administrativo, inspecciones en campo y postcontroles. El proceso a nivel administrativo se cierra con una siembra de los lotes que se han certificado para controlar la sanidad y que no haya mezclas varietales.  Todo queda refrendado por los organismos oficiales de control que sellan con la marca de la comunidad autónoma ese producto.

Como conclusión, Betrán destaca que “el proceso de certificación es uno de los procesos agroindustriales más controlados del mercado”.

Aquí tenéis el vídeo completo:

 

 

Semilla certificada: rendimiento máximo probado

La semilla supone uno de los menores costes de la producción, sin embargo por sí misma es el input que más impacto tiene en ésta por su relación con el resto de los inputs.

Por ejemplo, la utilización de semilla certificada garantiza:

  • Menor dosis de siembra ya que está garantizada la germinación y el óptimo estado sanitario.
  • Menor tiempo en la presentación de la semilla.

Por otro lado, asegura la producción y mejora la cosecha.  Se puede contar con que las semillas están seleccionadas y tratadas para garantizar una buena implantación del cultivo.

Y algo muy importante es la disminución de las malas hierbas.

 

La semilla certificada tiene unos objetivos claros: Incrementar el rendimiento, mayor resistencia a enfermedades, mejor adaptación, mejor mecanización y transporte.

Las nuevas variedades son mejor calidad, más productivas y por tanto más rentables.

Hay que añadir que en los últimos 14 años, el rendimiento medio ponderado de las 10 variedades de trigo más sembradas en España
se ha incrementado razón de 30 Kg/Ha y año . ¿Qué mejor prueba que esto para demostrar un rendimiento máximo?

Sin embargo y en comparación con los países de nuestro entorno, el porcentaje de utilización de semilla certificada es aún bajo: un 32%. Y aunque se ha incrementado notablemente en los últimos 6 años, aún queda mucho por hacer.

¡Gracias!

Jesús Angel Carpintero, agricultor: “Con la semilla certificada tengo la seguridad de un producto garantizado”

A Jesús Angel Carpintero le dan seguridad los controles que se realizan sobre la semilla certificada: ” Yo lo que espero de esa semilla es pureza varietal para que la producción cumpla unos parámetros de calidad. Además, espero que cumpla con las características fenológicas que me aporte esa variedad: precocidad de espigado, maduración, menos tratamientos y algo muy importante: ausencia de enfermedades”.

Todas estas expectativas se cumplen en el caso de la semilla certificada porque “hay un proceso de calidad, análisis y controles  que garantizan que eso es así”

Y es que es la Administración (Ministerio o CCAA)  la que garantiza que todo esto es así. El sistema de certificación garantiza su origen y por tanto su trazabilidad, su homogeneidad, su pureza varietal o su capacidad de germinación, entre otros aspectos.

 

Para acabar, Jesus Angel quiso recalcar la importancia de la semilla, eje de esta campaña. “Tenemos que mejorar la semilla, cuidarla para lograr un producto de más calidad, que es, al final, lo que el consumidor nos va a demandar a todos los miembros de esta cadena”. Y es que, como bien dice él: “La semilla de hoy es el fruto del mañana”

El Ministerio tiene claro cuál es el problema del sector cerealista: Avanzar mucho en calidad

“Hay mucho camino por recorrer” en la calidad de las variedades que se cultivan en España, según ha subrayado Fernando Miranda, Director general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) durante la presentación de las jornadas de la Asociación Española de Técnicos Cerealistas (AETC), que se celebrarán en Valladolid el 7 y el 8 de noviembre.

Miranda insistió de que es crucial informar al agricultor sobre qué variedad siembra y para qué, ya que de esta forma se cumplirá el objetivo de que siga las recomendaciones varietales y dirija su producción a las demandas del mercado.

Antonio Catón, Vicepresidente de la AETC,  declaró a la prensa que hace falta avanzar mucho aún en el primer escalafón de la producción, en el cultivo, a través de la utilización de semilla certificada.

“Y es que no es lo mismo la calidad del trigo destinado a la fabricación de pan que la que debe ir a la industria de la cerveza o de piensos. En cualquier caso, si desde el campo se empieza utilizando una buena semilla, la genética siempre será un valor añadido”.

Tanto el  Ministerio como la AETC han coincidido en que calidad y tecnología deben aplicarse al cultivo del cereal como a la industria.

 

 

 

 

 

Javier de Sebastian: “Desde los años 50 las nuevas variedades han incrementado su rendimiento a ritmo de un 1% anual”

Javier de Sebastián, Jefe de producto de Limagrain Ibérica y miembro del Comité de cereal de Anove, pudo explicarnos durante las jornadas Genvce 2017 los resultados del experimento realizado sobre la evolución de las variedades de trigo blando y su aportación a la agricultura moderna; los resultados son esclarecedores. 

El punto de partida de éste era el análisis de las variedades utilizadas desde los años 50 en España hasta la actualidad. El objeto: demostrar lo que las nuevas variedades han aportado a la agricultura en términos de calidad y rendimiento.

Las conclusiones son claras en términos porcentuales: estas variedades a lo largo de los años han ido creciendo su rendimiento en un 1% de media, adaptándose eficientemente a las condiciones climatológicas de su tiempo.

Si quieres conocer el experimento con más detalle pincha en el siguiente enlace donde lo explicamos ampliamente.

Estas pruebas, demuestran con la experiencia el valor de la semilla certificada a lo largo del tiempo, ya que es la única que sigue garantizando rendimiento, calidad, una mejor adaptación a las condiciones climatológicas y un mejor uso de los distintos insumos.

¡Gracias!

Stephane Zielinski, Director General RAGT Semillas: “Debemos garantizar unos estándares de rendimiento y calidad”

Con Stephane Zielinski, Director General RAGT Semillas, pudimos charlar en el stan de su marca durante las jornadas Genvce 2017.
En su opinión, los objetivos para la semilla certificada ante los retos futuros que se plantean, como un incremento de población mundial, son claros: garantizar unos mínimos de rendimiento y calidad.
El agricultor, al adquirir la semilla certificada, puede contar con un producto que garantiza los dos aspectos mencionados anteriormente, calidad y rendimiento, además de algo fundamental: ausencia de enfermedades y un primer paso para llegar a los estándares de sanidad vegetal reclamados desde la sociedad.

Zielinski destaca también la importancia de la creación de la marca “semilla certificada” y la transmisión de sus valores al agricultor a través de un ejercicio constante de comunicación.

Para acabar, el Director General de RAGT Semillas, quiso poner en valor la importancia de la semilla como principio de la cadena alimentaria y solicitó al sector una mayor labor didáctica sobre este respecto.

Aquí tenéis la entrevista completa:

Carlos Álvarez, Director General de Limagrain Ibérica: “Seguridad alimentaria y respeto al medio ambiente están ligados a ciencia y tecnología”

Carlos Álvarez es Director General de Limagrain Ibérica y pudo atendernos durante las jornadas Genvce celebradas en Navarra el pasado mes de mayo.

Entrando en materia, lo primero que Álvarez quiso destacar fue la calidad en la producción que llega al agricultor cuando escoge una semilla certificada; siendo la mejora genética, muy avanzada en los últimos años, la causante de este adelanto significativo.

Además de la garantía ya mencionada para el agricultor en lo que a producción y calidad se refiere, el Director General de Limagrain Ibérica puso en valor lo que supone la semilla certificada como vía de retorno para las empresas obtentoras por su labor de investigación y creación de nuevas variedades, además de para las administraciones que también ejercen su tarea de control. De esta manera, se cierra el círculo para que en un futuro siga llegando la tecnología al agricultor que asegure el suministro de alimento para una población creciente.

Otro factor importante que Carlos Álvarez quiso destacar es la trazabilidad que asegura la utilización de semilla certificada: “En esta tendencia muy razonable que se sigue actualmente, ‘de la granja a la mesa’,  de conocer el origen de lo que comemos, el primer eslabón debe ser la semilla”.

Para acabar, quiso hacer un alegato a favor de la tecnología como gran adalid de la seguridad alimentaria y del respeto al medioambiente.

Aquí tenéis la entrevista completa:

 

 

 

Éxito de las acciones de la semilla certificada durante la campaña 2017

Es momento de hacer balance del trabajo realizado para la semilla certificada durante este año. Y es que la semilla de la calidad y el rendimiento ha estado presente esta campaña en los distintos eventos relacionados con su utilización, al igual que ha generado acciones propias para el fomento de su uso y la divulgación de sus ventajas. Si pinchas en los enlaces del texto podrás ver un resumen ampliado de cada uno de ellos.

Así comenzamos con la jornada para multiplicadores, nuestros grandes prescriptores, celebrada en el Hotel Rafael de Atocha con una gran asistencia por parte de éstos y en la que se certificó un incremento del uso de la semilla certificada durante la campaña del año pasado.

En el mes de mayo, comenzaron las jornadas para agricultores organizadas por la propia semilla certificada para divulgar las ventajas de su uso. La primera celebrada en Tauste, Aragón, contó con la presencia de Joaquín Olona, Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, y se celebró con la inestimable colaboración del Grupo Arento.

A final de mes nos desplazamos a Genvce 2017 , donde el stand de semilla certificada situado al principio del recorrido, recibió multitud de visitas por parte de los agricultores donde pudieron informarse de los beneficios de la semilla del ahorro.

A principios de junio, en Valladolid, en las instalaciones del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL), se celebraron las segundas jornadas de este año  con una asistencia récord.

Aquí tenéis un vídeo resumen del año.

¡Gracias a todos!

 

Joaquín Olona, Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, destaca a la Semilla certificada como herramienta tecnológica fundamental para la agricultura

“Todo lo que representa el sector de la alimentación está basado en un continuo avance tecnológico de la agricultura”.  Así de tajante se muestra Joaquín Olona en la charla que tuvimos la oportunidad de mantener con él durante la jornada de semilla certificada que celebramos en Tauste, Aragón.

El Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón enmarcó la jornada en uno de los principales objetivos de su consejería: la transferencia de conocimiento a los agricultores.

Uno de los valores de la semilla certificada que destacamos siempre es la rentabilidad y así lo entiende Olona, que destaca la semilla certificada como un aporte ya no sólo al rendimiento físico por hectárea, sino al rendimiento económico directo para el agricultor que supone su utilización.

Igualmente, el consejero señala la trazabilidad alimentaria como un elemento de interés general para la sociedad, contribuyendo a la sanidad vegetal y a la seguridad alimentaria, siendo la certificación el único camino posible para garantizar el proceso de forma adecuada.

Para acabar, quiso destacar el trabajo del Centro de certificación y sanidad vegetal del Gobierno de Aragón, su apuesta firme por la modernización de éste y sus mecanismos para garantizar la certificación de la semilla.