El sector respalda el convenio sobre el acondicionamiento de grano y la certificada

Los agricultores son los primeros interesados en utilizar para la siembra la mejor semilla. La búsqueda de la mayor producción, y la consiguiente rentabilidad, pone a la semilla certificada en el primer puesto de salida. La siguiente opción es el acondicionamiento del propio grano, con el abono del pago que establece la ley. Productores, técnicos y responsables de cooperativas, además de otros agentes implicados acreditan que ambas son las mejores opciones. Casi las dos únicas en la práctica.

“Siembro al 100% semilla certificada”, repite varias veces en defensa de su manera de gestionar los campos Félix Asensio del Teso, agricultor en Toro (Zamora). “Cebada, triticale, veza, trigo… todo lo que siembro es certificado”, insiste. “Si compras semilla certificada sí te crees que es pura”, afirma tajante Diego Hernández, que además de la explotación Agrícola Llorente gestiona la seleccionadora Semilla Esgueva en Valladolid. No tiene dudas. Y confía en las cualidades de lo que siembra si tiene la pureza genética acreditada.

Respecto a la diferencia en los costes respecto a utilizar semilla o grano acondicionado, el agricultor de San Llorente (Valladolid) Santiago Bombín señala que  “no es muy importante entre la R2 que compramos y el reempleo de grano”. Una cantidad de dinero “que es muy pequeña, teniendo en cuenta que el gasto importante se realiza en abonar y tratar los cultivos”.

“Está demostrado que el escalón más productivo es el R2. A partir de R3 la genética decae mucho, sobre todo en relación con los rendimientos. La semilla R2 es mucho más productiva haciendo exactamente lo mismo. Tanto como la R1, solo que esta le resulta mucho más cara al agricultor. Esta última solo es recomendable para quien desee hacer su propia R2”, asegura Urbano Blanco, de Agropal.

“Hay que utilizar semilla buena”, razona Tomás Feliz, de Aldeaseca de Arévalo (Ávila). “La nascencia es más homogénea. El fallo que pueda tener es mínimo. Y con menos dosis de siembra nace bien, así que ahorras con la semilla certificada”, concluye.

Otros contenidos relacionados:

Laureano García: “Los obtentores hacen un seguimiento total de lo que van a vender”


Jorge Ignacio Andrés: “La garantía es que no hay malas hierbas y que da más sanidad”


Alberto Carreño: “Jamás usaría mi propio grano como semilla”


Honorato Calleja: “Viene libre de virus y es más resistente a los hongos, por la genética”


Ventura Caballero: “Conocer el origen de la semilla y su trazabilidad es muy importante”


Roberto López: “Los royalties y beneficios hacen posible que las marcas sigan mejorando las variedades”


José Antonio Lozano: “Entre la nuevas variedades siempre hay alguna que se adapta bien a mi tierra”


José Crespo: “El agricultor confía mucho más cada día en la semilla certificada”


Armando Caballero: “La semilla certificada permite que no haya mezcolanza de variedades”


José Miguel Domínguez: “La semilla se deteriora si sigues utilizándola; por eso me gusta la certificada”


Tomás Feliz: “La investigación es fundamental: las variedades de antes ya no se siembran”


José Vidal Adalia: “Cuando compro semilla siempre es R1, que me ofrece más garantía”


Félix Asensio del Teso: “Siempre siembro semilla certificada al 100%”


Diego Hernández: “Si compras semilla certificada sí te crees que es pura”


Santiago Bombín: “El campo está más limpio cuando usamos semilla certificada”


Amadeo Jiménez: “La semilla certificada es la mejor opción para cereal de regadío”


Urbano Blanco: “La R2 es la mejor opción para el agricultor y otros países lo han visto antes que nosotros”


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *